lunes, 2 de marzo de 2015

UN DURO CORTO

GENIAL NIÑA-ACTRIZ
Dirigido en 2013 por Nathanael Matanick, el cortometraje ReMoved (cuyo título en inglés juega con la doble idea de arrebatar, borrar, por un lado, y de cambiar de sitio, por otro) ha recibido numerosos premios, destacando la impresionante interpretación de la niña protagonista, Abby White. Más allá de la dramática situación concreta que describe la historia y del poder evocador de la narración, el film invita a todos los padres a reflexionar sobre el impacto de sus acciones sobre sus hijos. En particular cuando el cariño o falta... o cuando, existiendo, lo niños nunca lo perciben. 




ORACIÓN PARA HOY 20315

 PARA PEDIR PERDÓN

Ante las dudas sobre tí
respondiste con el perdón.
Ante la persecución
y las muchas murmuraciones
respondiste con el perdón.
Ante Ia insidia y la impia ofensa,
respondiste con el perdón.
Ante Ia infamia de Ia conspiración contra el Justo,
respondiste con el perdón.
Ante Ia traición y el dolor que conlleva,
respondiste con el perdón.
Madre de Ia Misericordia,
tu corazón bondadoso rebosa de clemencia,
por ello te imploro que me obtengas el perdón
por los muchos males que he hecho,
y también, ioh Madre!
enséñame a perdonar
como que ante tantos males que te hicieron,
hasta arrebatar de lado a tu divino Hijo,
siempre respondiste con el más
magnánimo perdón.
Amen.


 DIOS CON NOSOTROS


EL AMOR DE DIOS ABRE NUESTROS CORAZONES

CORRESPONDER AL GRAN AMOR DE DIOS DANDO FRUTOS DE CONVERSIÓN
Audio-Santoral: LOS MÁRTIRES LOMBARDOS
Lc. 6,36-38



Lucas nos proclama un mensaje más denso que breve, ¡y eso que es muy breve! Lo podemos reducir a dos puntos: un encuadramiento de misericordia y un contenido de justicia.
En primer lugar, un encuadramiento de misericordia. En efecto, la consigna de Jesús sobresale como una norma y resplandece como un ambiente. Norma absoluta: si nuestro Padre del cielo es misericordioso, nosotros, como hijos suyos, también lo hemos de ser. Y el Padre, ¡es tan misericordioso! El versículo anterior afirma: «(...) y seréis hijos del Altísimo, porque Él es bueno con los ingratos y con los malos» (Lc 6,35).
En segundo lugar, un contenido de justicia. En efecto, nos encontramos ante una especie de “ley del talión” en las antípodas de (inversa a) la rechazada por Jesús («Ojo por ojo, diente por diente»). Aquí, en cuatro momentos sucesivos, el divino Maestro nos alecciona, primero, con dos negaciones; después, con dos afirmaciones. Negaciones: «No juzguéis y no seréis juzgados»; «No condenéis y no seréis condenados». Afirmaciones: «Perdonad y seréis perdonados»; «Dad y se os dará».
Apliquémoslo concisamente a nuestra vida de cada día, deteniéndonos especialmente en la cuarta consigna, como hace Jesús. Hagamos un valiente y claro examen de conciencia: si en materia familiar, cultural, económica y política el Señor juzgara y condenara nuestro mundo como el mundo juzga y condena, ¿quién podría sostenerse ante el tribunal? (Al volver a casa y leer el periódico o al escuchar las noticias, pensamos sólo en el mundo de la política). Si el Señor nos perdonara como lo hacen ordinariamente los hombres, ¿cuántas personas e instituciones alcanzarían la plena reconciliación?
Pero la cuarta consigna merece una reflexión particular, ya que, en ella, la buena ley del talión que estamos considerando deviene de alguna manera superada. En efecto, si damos, ¿nos darán en la misma proporción? ¡No! Si damos, recibiremos —notémoslo bien— «una medida buena, apretada, remecida, rebosante» (Lc 6,38). Y es que es a la luz de esta bendita desproporción que somos exhortados a dar previamente. Preguntémonos: cuando doy, ¿doy bien, doy mirando lo mejor, doy con plenitud?
+ Rev. D. Antoni ORIOL i Tataret (Vic, Barcelona, España)


HOY PREDONARÉ DE CORAZÓN A UNA PERSONA QUE ME HAYA OFENDIDO DE ALGÚ MODO... PAZ Y BIEN


domingo, 1 de marzo de 2015

ORACIÓN PARA HOY 10315

PARA SER MEJOR

Auxilio de los pecadores,
siempre dispuesta al perdón
y a Ia intercesión,
obténme las gracias
que me sean necesarias
para encaminar rectamente mi vida,
rechazar enérgicamente el pecado,
huir de sus ocasiones
y poner los mejores medios
para purificarme según el divino designio
y asi encaminarme hacia quien es la Vida misma.
Amen.

DIOS CON NOSOTROS

 

EL CAMINO DE TRANSFORMACIÓN

CONTEMPLAR EL ROSTRO DE DIOS
Audio-Santorla:SAN DAVID DE GALES
Mc. 9,2-10



 
 Pongamos en manos de Santa María la meta de nuestra verdadera "trans-figuración" en su Hijo Jesucristo.

sábado, 28 de febrero de 2015

CADA DÍA Y CADA MES

LOS SIGNOS PARA HACER MEMORIA
Si bien la cultura judeocristiana no considera el tiempo como circular como los orientales, sino que avanza hacia adelante, la Iglesia estructura si vida en base a una recurrencia litúrgica de un período semanal y otro anual. 
Cada día de la semana tiene para la Iglesia un significado diferencial porque hace memoria de una parte específica de la fe, lo mismo que sucede en cada mes del año.
Fuentes: catholicgentleman, wikipedia, catolicojavier


El lunes suele ser un día difícil, porque es el primer día de trabajo obligatorio de la semana para la mayoría de la gente, y aunque la persona haya dejado de trabajar o cambiado de rutina, queda aquello atávico del lunes como tiempo difícil. En cambio el viernes de tarde suele tomarse como el inicio de algo más placentero, porque es el inicio del descanso del fin de semana. Por el contrario,  el domingo por la tarde es para muchos el inicio de los “dolores” porque es la antesala de las obligaciones laborales que comienzan el lunes.

Lo mismo sucede con los meses del año, pero esto está más que nada relacionado con el clima y con la cultura en la que vives: cuando es la época de verano y de invierno, cuando son las vacaciones, cuando comienza el año lectivo en las escuelas.

Claro está que no todos lo experimentan de la misma forma, pero creo que la mayoría lo hacen así.

En primer lugar, la cultura judeo cristiana ve al tiempo transcurriendo hacia adelante, no es un tiempo cíclico como lo ven las culturas occidentales.

Y aunque la vida de la Iglesia se estructura a través del ciclo litúrgico que se repite año a año, cada tiempo de cada año es vivido de forma distinta y significa cosas diferentes para la propia Iglesia, y para cada uno de nosotros. Esta Cuaresma no es similar a la del año pasado ¿o me equivoco?

Por otro lado, el tiempo es santo, porque Dios creó el mundo tomándose un tiempo preciso en cada día de la semana, y cada día lo usó con fines distintos.

Y en nuestra existencia, vemos al tiempo como un regalo de Dios, como oportunidades que Él nos da para progresar en nuestro camino hacia la Vida Eterna.

Como el tiempo corre para adelante es un recordatorio de que nuestras vidas son finitas y que debemos aprovechar cada minuto porque no vuelve. Como dice el salmista: “Enséñanos lo que valen nuestros días, para que adquiramos un corazón sensato” (Sal 90:12).

Pero eso no quiere decir que cada época del año y día de la semana no tengan un significado especial.

Para la Iglesia lo tiene, porque su ciclo de esfuerzos semanales y anuales está anclado al ciclo litúrgico que se repite cada año.
Es por eso que la Iglesia da un significado y una valoración diferente de los días y los meses. Es por eso que podemos hablar de un Tiempo Católico, en que cada día de la semana y mes del año tiene un significado diferencial.

Domingo: La Santísima Trinidad

El domingo está dedicado a la Santísima Trinidad, además de ser el día de la Resurrección de Nuestro Señor. Esto es completamente adecuado ya que el domingo es el primer día de la semana y el día en que ofrecemos al Dios Padre, al Hijo y al Espíritu Santo nuestra alabanza, adoración y acción de gracias.

Lunes: Los Ángeles

El lunes es el día en que recordamos a los ángeles. Los ángeles son poderosos guardianes, y cada uno de nosotros está protegido por uno. Muchos de los santos tenían una gran devoción a los ángeles en general, y a su ángel de la guarda en particular.

Martes: Los Apóstoles

La Iglesia Católica es apostólica. Es decir, está fundada en la autoridad y la enseñanza de los apóstoles, particularmente en San Pedro, a quien Jesús entregó las llaves de Su Reino. Cada obispo es un sucesor directo de los apóstoles.

Miércoles: San José

San José es conocido como el príncipe y principal patrón de la Iglesia. Como padre terrenal de Jesús, tuvo un papel especial en la protección, providencia e instrucción de Jesús durante su vida terrena. Ahora que Cristo subió a los cielos, San José continúa ejerciendo su paternal tutela al cuerpo de Cristo, la Iglesia.

Jueves: La Sagrada Eucaristía

Nuestro Señor instituyó la Santa Eucaristía un día jueves, así que es adecuado que recordemos el más grande de los sacramentos en este día. La Eucaristía es el regalo más grande de Dios a la humanidad, ya que es nada menos que el mismo Jesús. ¿Qué regalo podría ser más grande?

Viernes: La Pasión de Jesucristo

Jesús fue azotado, escarnecido, y crucificado un viernes. Por ello, la Iglesia siempre ha considerado los viernes como días de penitencia y sacrificio. Este día debería ser siempre un día de arrepentimiento y uno en el cual recordemos la entrega total de Cristo para salvarnos de nuestros pecados.

Sábado: Nuestra Señora

Hay una serie de razones teológicas por las cuales el sábado está dedicados a la Virgen, tal vez la más significativa es que el Sábado Santo, cuando todo el mundo abandonó a Cristo en la tumba, ella fue fiel a Él, esperando confiadamente su resurrección el primer día de la semana.

EL SIGNIFICADO CATÓLICO DE CADA MES

Enero: El Santo Nombre de Jesús

No hay nombre más poderoso que el Nombre de Jesús, y con él comenzamos el año calendario. El Catecismo bellamente resume el poder de este nombre:
“Pero el Nombre que todo lo contiene es aquel que el Hijo de Dios recibe en su encarnación: JESÚS. El nombre divino es inefable para los labios humanos, pero el Verbo de Dios, al asumir nuestra humanidad, nos lo entrega y nosotros podemos invocarlo: “Jesús”, “YHVH salva”. El Nombre de Jesús contiene todo: Dios y el hombre y toda la Economía de la creación y de la salvación. Decir “Jesús” es invocarlo desde nuestro propio corazón. Su Nombre es el único que contiene la presencia que significa. Jesús es el resucitado, y cualquiera que invoque su Nombre acoge al Hijo de Dios que le amó y se entregó por él”(CIC # 2666)

Febrero: La Santísima Trinidad y la Sagrada Familia 

La Sagrada Familia es un reflejo terrenal de la Santísima Trinidad. Meditando en la Sagrada Familia, podemos aprender el significado del amor, la obediencia, y la verdadera paternidad y maternidad. También nos recuerda que la familia es la unidad fundamental tanto de la sociedad como de la Iglesia. Y la Santísima Trinidad es el culmen de nuestra fe.

Marzo: San José

San José es el icono de Dios Padre: silencioso pero activo y satisfaciendo perfectamente las necesidades de todos. La Iglesia invoca constantemente la protección de San José, exhortándonos a  ite ad Jose,  acudir a José.

Abril: Resurrección de Jesucristo y la Alegría Pascual

La Santa Iglesia es la guardiana de la memoria de la Resurrección del Señor. Y esta es la base de nuestra fe, es nuestra esperanza. Y Sagrada Eucaristía es hoy un símbolo de ellos. Durante dos mil años, la Iglesia ha guardado este tesoro, administrándolo a los fieles y proclamando que es nada menos que el mismo Jesús. Nunca podremos ser demasiado devotos del Santísimo Sacramento o mostrarle demasiado honor.

Mayo: La Santísima Virgen María

Desde siempre, Nuestra Señora ha sido asociada con la belleza de las flores y la llegada de la primavera en el hemisferio norte. Esto es apropiado porque ella es hermosa y es la Madre de nuestro Señor Jesucristo, que es la vida del mundo. En mayo la Iglesia recuerda a la Virgen gloriosa con coronaciones y procesiones en su honor.

Junio: El Sagrado Corazón de Jesús

El Sagrado Corazón de Jesús es la revelación del inmenso amor de Dios por nosotros. A menudo se lo representa como un horno ardiente, perforado y roto, pero palpitante de amor. El Sagrado Corazón es asimismo un profundo recordatorio de la humanidad de nuestro Señor, porque su corazón no es un simple símbolo, sino una verdadera realidad física.

Julio: La Preciosa Sangre de Cristo

La sangre de Cristo nos salva del pecado. Es la sangre de Cristo la que nos da la esperanza del cielo. San Pablo nos dice que Jesús reconcilió “en sí mismo todas las cosas, ya sea en tierra o en el cielo, haciendo la paz por la sangre de su cruz” (Col. 1:20). Sin la sangre de Cristo derramada por nosotros, todo estaría perdido.

Agosto: El Inmaculado Corazón de María

El corazón de María es un corazón maternal, un corazón lleno de amor y misericordia para sus hijos. El corazón de María es el canal a través del cual todas las gracias de Dios fluyen a nosotros. Ella es “vida, dulzura y esperanza nuestra.”

Septiembre: Los Dolores de María

Después de Jesús, ningún ser humano ha sufrido más que nuestra Santísima Madre. En perfecta obediencia a la voluntad de Dios, ella aceptó la tortura, humillación de su Hijo y a su brutal ejecución por nuestra salvación. Como todo padre sabe, ver a un hijo sufrir es el sufrimiento más grande de todos. Ella todavía lleva en su corazón los sufrimientos de su divino Hijo.

Octubre: El Santo Rosario

El Rosario es una de las armas más poderosas que posee la Iglesia. Constantemente los santos, Papas, y Nuestro Señor y Nuestra Señora mismos nos exhortan a rezar esta sencilla pero profunda oración. Por tanto, la Madre Iglesia ha reservado todo un mes para promover esta oración.

Noviembre: Las Almas del Purgatorio

Las almas en el purgatorio están sufriendo mucho, y ellas no pueden orar por ellas mismas. Ellas son nuestros hermanos y hermanas, y como miembros del cuerpo de Cristo, debemos rezar y ofrecer sacrificios por los que han ido antes que nosotros, pidiendo que descansen en la luz de la presencia de Dios.

Diciembre: La Inmaculada Concepción y la Infancia de Jesús

Diciembre marca el nacimiento de Nuestro Redentos. Presenta a María en estado de gravidez a la espera del nacimiento, donde meditamos la Inmaculada Concepción. María estaba perfectamente unida para siempre a su esposo, el Espíritu Santo. Su fructífera unión produjo una boda del cielo y de la tierra en el Dios-hombre, Jesucristo, de quien recordamos su nacimiento en infancia.


DIOS OS BENDIGA HOY Y SIEMPRE


ORACIÓN PARA HOY 280215

PARA OBTENER LA PIEDAD FILIAL

Madre del Amor Misericordioso,
bien sabes que tu Hijo,
desde lo alto de la Cruz,
señaló el camino de la piadosa
filiación como Áquel
que deberiamos recorrer.

Te imploro me obtengas la gracia
de acercarme a tu Inmaculado Corazón,
desde mi propio corazón,
para aprender a amarte y a honrarte
con el amor que el Señor Jesús te tiene.

Cuida que este hijo tuyo ingrese asi
en el proceso de amorización
y vea algún día cumplida
la grandeza de verse conformado
en el Salvador
Amén