domingo, 17 de junio de 2018

LA SEMILLA QUE CRECE 170618

¿CON QUÉ PODEMOS COMPARAR EL REINO DE DIOS?
Mc. 4,26-34
Así es el Evangelio. Lo siembra Jesús. Sin prisas, deja que pasen siglos y milenios. Irá creciendo en la tierra sin que nadie se dé cuenta de sus avances. Al final de los tiempos, cuando se haya completado el número de los elegidos, volverá el Señor a recoger la abundante cosecha.



DIOS CONTIGO

PPT 170618

11° DOMINGO T.O -B- 170618
Hoy nos encontramos con unas lecturas la mar de campestres. Ya sabemos que Jesús enseñaba en parábolas y para que lo entendieran, les hablaba de lo que veían a diario: árboles, semillas, campos, vides, plantas, pájaros... Posiblemente, si nos hablara hoy, usaría el lenguaje de las redes sociales e Internet, se dejaría fotografiar y mandaría mensajes vía WhatsApp. Pero, por ahora, nos lo podemos imaginar enseñando a quienes lo seguían a golpe de parábola agrícola o pastoril. Lo que sabemos seguro es que quería que lo entendieran y por eso, hablaba a la gente con su propio lenguaje. Y nosotras, las personas creyentes de hoy, ¿nos hacemos entender?
©O.P.R.

DIOS CONTIGO





viernes, 15 de junio de 2018

CUENTO 150618




LA CUARTA RANA
R.delC

Cuatro ranas estaban sentadas en un tronco que flotaba en la orilla del río. Súbitamente, el tronco fue sorprendido por la corriente y se deslizó lentamente río abajo. Las ranas quedaron embelesadas y asombradas pues nunca habían antes navegado. Finalmente, la primera rana habló y dijo: éste es sin duda alguna, un tronco maravilloso. Se mueve cual si estuviera vivo. 

Jamás conocí un tronco así. Entonces la segunda rana habló y dijo: no mi amiga, este tronco es como todos los troncos y no se mueve. Es el río que está caminando hacia el mar y lleva consigo el tronco y a nosotros. Y la tercera rana habló y dijo: no es el tronco ni el río que se mueven. El movimiento está en nuestro pensamiento. Pues sin pensamiento nada se mueve. Y las tres comenzaron a discutir sobre qué era lo que se estaba realmente moviendo. El altercado se fue haciendo cada vez más acalorado, mas no llegaron a ningún entendimiento.

Entonces se volvieron hacia la cuarta rana que hasta aquel momento había estado en silencio, escuchando atentamente, y le pidieron su opinión. Y la cuarta rana dijo: cada una de vosotras tiene razón y ninguna está errada. El movimiento está en el tronco y en el agua y también en nuestro pensamiento. Y las tres ranas quedaron muy enfadadas pues ninguna quería admitir que su verdad no era la verdad total, y que las otras dos no estuvieran totalmente erradas.

Entonces ocurrió una cosa extraña: las tres ranas se unieron y arrojaron al río a la cuarta rana.

Esta historia me hizo reflexionar sobre algunas experiencias de vida que muchos hemos tenido: cuantas veces hemos visto gente que se pelea, discute, y se rechaza mutuamente, y de modo cotidiano, para fastidio de quienes los rodean. Sin embargo, de repente, estas personas descubren un enemigo en común, y súbitamente nace una amistad y unión entre ellas que sorprende a los demás: ¡por fin se amigaron!. Sin embargo, algo llama nuestra atención, pues esa unión gira alrededor de la crítica o el ataque hacia alguien o algo en particular. ¡Se han unido porque descubrieron un enemigo en común, alguien o algo que detestan de modo compartido!. Por supuesto que ésta “unión” no dura mucho tiempo, porque no está propiciada por Dios, sino por el odio y el ánimo de descalificar o dividir (y ya sabemos quien propicia estos sentimientos…). En cuanto estas personas, “unidas bajo esta nueva causa”, terminan con el enemigo común, de inmediato vuelven a pelearse entre ellas, como era antes. Es que toda unión debe darse bajo el signo del amor, no con ánimo de dividir, descalificar, o peor aún de ganar una discusión o un lugar por vanidad.

Esta es, en el fondo, una lección de amor. ¿Acaso los enemigos de Jesús, Romanos y Sanedrín, no se odiaban a muerte pero se unieron en contra de Él, hasta darle muerte de Cruz?. Curiosamente, los Romanos destruyeron Jerusalén (y mataron a muchos integrantes del Sanedrín) en el año 70, tal cual lo había profetizado Jesús. Toda una lección: si no hay amor, la unión no sirve, no dura, y se derrumba como ocurre tarde o temprano con todo lo que no es de Dios, sino de los hombres. Es como las alianzas y acuerdos de los políticos que vemos en nuestros días…

Ya lo dijo el Señor, que Él es signo de división: cuando las personas no estamos unidas bajo el signo de Dios, Su Palabra resulta en escándalo, controversia, como dicen los Evangelios, porque saca a la luz y expone las oscuras intenciones contrarias al amor (y usualmente esto no resulta de agrado a los hombres). Nos puede resultar duro este mensaje, pero así son las cosas de Dios cuando nos muestran nuestros errores…aunque nos duela. Eso también es amor: el amor de Dios que nos reprende como un Padre Bueno hace con sus hijos, para formarlos bien, y corregirlos.

Volviendo al cuento de nuestra pobre cuarta rana: ¿cuantas veces nos tiraron del tronco, y cuantas veces empujamos a otros del tronco también?

 DIOS CONTIGO

ORACIÓN 150618

ORACIÓN DE PROTECCIÓN
Nuestra capacidad de construirnos una coraza que nos proteja de las tentaciones y provocaciones del mundo configura probablemente la principal arma que debemos tener como soldados de Jesús.

Yo (dí tu nombre completo) con la Sangre preciosa de Jesús, protejo y sello todo mi ser, interior y exteriormente, deposito en el Corazón Inmaculado de la Virgen María, todo mi haber y poseer; para que ni en el presente, ni en ningún momento futuro, lleguen a ellos daños por venganzas de lo oculto.

En el nombre de Jesús, queda prohibida toda acción e interacción, toda comunicación e intercomunicación espiritual. Invoco la presencia de los ángeles, arcángeles (Miguel, Gabriel y Rafael), principados, virtudes, potestades, dominaciones, querubines, serafines y tronos de Dios; para que sean ellos quienes lleven a cabo esta batalla contra el mal. Pido la ayuda de la comunión de los santos.

Amén, amén, amén

DIOS CONTIGO

DE LA RAZÓN

EL PROBLEMA DE TENER SIEMPRE LA RAZÓN 
©AcdeA

Todo ser humano, independientemente de cómo creció o fue educado, durante sus años de niñez y juventud, desarrolla su propio criterio. Y está bien tener un criterio propio, diferente al de los demás… pero no que por ello está bien que no tomemos en cuenta, ni respetemos, las opiniones diferentes a las nuestras propias.

A veces, equivocadamente o no, intentamos imponer nuestras ideas, dando por hecho que las cosas se harán tal y como lo pensamos, creyéndonos poseedores del conocimiento exacto y de la verdad absoluta.

Pensar y actuar así, justificadamente o no, teniendo razón o no… puede llevarnos a provocar amargos y estériles desacuerdos entre familiares, amigos y compañeros del trabajo.

Imponiendo nuestra opinión sobre la de los demás, haciendo oído sordo a sus reclamaciones y reparos, ignorando sus comentarios al respecto, y obstinándonos en lo que decimos, podemos car víctimas de excesiva confianza e ignorancia. Esa actitud puede llevarnos a hacer o decir ridiculeces y disparates sin vergüenza alguna: no sentimos vergüenza, porque no nos damos cuenta de nuestra ignorancia, pensando que son los demás los ignorantes o equivocados. Se ha dicho que una persona educada reconoce lo que sabe y lo que ignora. Pero no es fácil, ni para las personas educadas, reconocer nuestros errores o a veces, simplemente intentar comprender la opinión que creemos errónea.

Es bueno tener confianza en nosotras mismas, pero no por ello ser soberbias. Nosotras, como todo ser humano, somos seres falibles, podemos equivocarnos. Y aunque tengamos razón, como pensamos tenerlo, podemos actuar mal, soberbia y arrogantemente, haciéndose sentir mal u ofendidos aquellos con quienes estamos tratando. Eso no está bien.

En la vida hay que ir con seguridad, confiando en nosotras mismas… pero también con humildad, que todos nos podemos equivocar, nosotras también. Y si no es en esto, puede ser en otro tema, pero la forma en la que tratamos de convencer o hacer ver nuestros puntos de vista afectan a las relaciones con las personas que tratamos.

Si cometes un error, si estás equivocada en algo, no es un deshonor, ni te hace menos valiosa. Por lo general, respetamos más a quien reconoce sus errores y está dispuesto a rectificar, que a quien siempre se sale con la suya y parece que siempre tenga razón. Hay que saber reconocer que no somos infalibles, saber decir un simple “no lo sé” o “no estoy segura” cuando sea el momento de decirlo… o de no insistir intentando imponer nuestra razón cuando vemos que se ofenden y molestan por ello.

Sería bueno no sentirnos menos valiosas sólo por reconocer nuestra ignorancia en un tema, intentemos ser más flexibles en nuestras conversaciones, buscando no ofender ni imponernos, tener discusiones honestas y abiertas, manteniéndonos humildes y reconociendo y aceptando que siempre habrá personas que saben más que nosotras, y que no pasa nada por ello. Recordemos pues, que no es lo mismo ser una persona grande, que una gran persona.

 DIOS CONTIGO







jueves, 14 de junio de 2018

ORACIÓN 140618

A NUESTRO SEÑOR DIOS ADMIRABLE 
Para que como afirman los Obispos, la oración inspirada y movida por el Espíritu permita a todos confesar con el entendimiento y el corazón que «Vale Toda Vida». Por la crisis que atraviesa el País para que encontremos la salida a una situación económica que nos invita al camino de la solidaridad para crear vínculos fraternos. Por los nuevos desafíos que afronta Radio María en la expansión y sostenimiento de la red y el trabajo en territorio. 

"¡Oh Señor, nuestro Dios qué admirable es tu Nombre en toda la tierra! De la boca de los niños de pecho y los pequeños, arrancaste la alabanza de sus labios y elegiste una fortaleza contra tus adversarios para reprimir al enemigo y al rebelde"  (Sal 8,1-2). Movidos por esta Palabra, nos postramos ante Ti, Dios Uno y Trino para implorar en alabanza, tu poder y tu gracia sobre nuestra patria. Con nuestras manos levantadas suplicamos tu intervención poderosa para que las fuerzas del mal no atraigan sobre nosotros la oscuridad, la división, la pobreza moral, la muerte. 

Nos convoca el temor del avance del espíritu de iniquidad, y aunque estamos sellados por la Sangre y la Victoria de Cristo en la Cruz, muchos de nuestros hermanos están cegados por el odio, la indiferencia; otros por la ignorancia y muchos, tomado su corazón y pensamiento por el maligno. Oramos con fuerza por toda esta realidad.

Como "ejército formado en batalla", cuya Capitana e María, la Madre de Dios, nos alineamos detrás de Ella y con el arma poderosa del Santo Rosario convocamos la Gracia y el poder de Su Obediencia. Reclamamos para nuestra Patria el poder victorioso de Su Humildad, de Su Esclavitud, de Su Virginidad perpetuas, ante cuyas virtudes huyen las huestes infernales.

¡Oh Santísima Madre de Dios, Sálvanos! ¡Salve, Oh Ferviente Intercesora! ¡Salve, Oh Aurora Luminosa, la única que nos trajo a Cristo el Sol! ¡Salve, Morada de la Luz; Tú, que disipaste las tinieblas y aniquilaste totalmente la oscuridad de los demonios! ¡Salve, Oh Puerta Única Que sólo el Verbo Unigénito de Dios atravesó! ¡Salve, pues con Tu Alumbramiento derribaste las puertas y barreras del Hades! (del Himno Akathistos).

Que toda la Obra de María en vigilia de oración sea motivación y aliento en la esperanza y luz para el pueblo en estos momentos de incertidumbre; que la comunidad orante, oyentes, voluntarios, y todo el pueblo peregrino seamos ofrenda en el dolor, sufrimiento, sacrificios, llevándola al Altar, al Sagrario, en la oración intercesora en esta batalla espiritual. ¡Dios es victoria! ¡Cristo es nuestra Victoria! Por Él, con Él y en Él, junto a María: venceremos. 

¡AMÉN!


DIOS CONTIGO


EL JUICIO DIVINO

JUDICIUM DIVINUM
Acto inmanente de Dios, denota la acción de la justicia retributiva de Dios por la cual se decide el destino de las criaturas racionales de acuerdo a sus méritos y deméritos.
Por J.A.L.


Antes de que Dios derrame su justicia definitiva sobre la tierra, el caos mundial se irá complicando y generalizando; es necesario que así suceda, así está escrito. La situación mundial empeorará como consecuencia de la rebeldía contra Dios, ya que un mundo en esas pésimas condiciones no puede funcionar...

Oiréis también hablar de guerras y rumores de guerras. ¡Cuidado, no os alarméis! Porque eso es necesario que suceda, pero no es todavía el fin.
Pues se levantará nación contra nación y reino contra reino, y habrá en diversos lugares hambre y terremotos. 
Todo esto será el comienzo de los dolores de alumbramiento”.
Mt 24,6-8

Estamos viviendo “los principios de dolores”; y es en medio de ese caos, que los cristianos contaremos con la protección y el respaldo de Dios para que desarrollemos fielmente la misión que nos ha sido encomendada desde nuestro lugar y con los recursos disponibles; ahora, que aún hay tiempo, necesitamos presentar a Jesucristo como la única alternativa de salvación... ¡Después será demasiado tarde!  

“Pero viendo venir muchos fariseos y saduceos a su bautismo, les dijo: "Raza de víboras, ¿quién os ha enseñado a huir de la ira inminente?
Dad, pues, fruto digno de conversión... Ya está el hacha puesta a la raíz de los árboles; y todo árbol que no dé buen fruto será cortado y arrojado al fuego.”
Mt 3,7-8; 10

EN LA ANTESALA DEL JUICIO DIVINO

Los cristianos hemos de mantenernos fieles haciendo la obra encomendada. No permitamos que el pánico generalizado ante las amenazas inminentes o los acontecimientos adversos alteren nuestra paz, no nos dejemos influenciar ante lo que oigamos y veamos.

¡Dios ha prometido guardarnos en medio del caos!

“Ya que has guardado mi recomendación de ser paciente, también yo te guardaré de la hora de la prueba que va a venir sobre el mundo entero para probar a los habitantes de la tierra.
Vengo pronto; mantén con firmeza lo que tienes, para que nadie te arrebate tu corona.”
Apoc 3,10-11

Mira, vengo pronto. Dichoso el que guarde las palabras proféticas de este libro.”
Apoc 22,7

Y me dijo: "No selles las palabras proféticas de este libro, porque el Tiempo está cerca.”
Apoc. 22,10

NADIE SE LIBRARA DE LA JUSTICIA DE DIOS

Nadie quedará impune; vendrá el momento en el que todos comprendan que a Dios no se le “pasa por alto” ninguna acción corrupta e injusta. Todo lo que se hizo “a escondidas” saldrá a la luz. Lo que Dios determinó hacer, lo hará pronto.

Por eso, esperad - oráculo de Yahvé - el día en que me levante para acusar, porque voy a reunir a las naciones, voy a congregar a los reinos, para derramar sobre vosotros mi furor, todo el ardor de mi cólera. (Porque el fuego de mi celo devorará la tierra entera).”
Sofo 3,8

¡Si Dios lo ha dicho, así lo hará!

Entonces dijo el que está sentado en el trono: "Mira que hago nuevas todas las cosas." Y añadió: "Escribe: Estas son palabras ciertas y verdaderas.”
Apoc 21,5

Dice el que da testimonio de todo esto: "Sí, vengo pronto." ¡Amén! ¡Ven, Señor Jesús!
Apoc 22,20

 DIOS CONTIGO



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...